Fallecimiento de Antonio Machado

El 22 de febrero de 1939 muere Antonio Machado en Colliure (Francia) donde se había llegado poco tiempo antes huyendo de la Guerra Civil Española y de la dictadura que habría de imponerse tan solo meses después. Conocido por ser uno de los más relevantes poetas españoles de la Generación de 27 y por su posicionamiento político de izquierdas que le llevaría al exilio, había nacido en 1875 en Sevilla en el seno de una familia dedicada a uno u otro ámbito de la cultura: su padre, Antonio Machado Álvarez era abogado, periodista e investigador del folklore; su abuelo, Antonio Machado Núñez fue catedrático y rector de la Universidad de Sevilla, colega de Giner de los Ríos.

12742644_217040148646260_2893008383842191930_n
En 1883 se traslada a Madrid, debido a asuntos de trabajo de su abuelo, donde seria educado en los valores de la Institución Libre de Enseñanza. A lo largo de los próximos años será educado por profesionales de la talla de Giner de los Ríos, Joaquín Costa, José de Caso y con compañeros que tendrán gran protagonismo en los años posteriores de la historia de España como Julián Besteiro. La institución, en coherente armonía con el ambiente familiar de los Machado marcaría su ideario intelectual.
El 16 de mayo de 1889, Machado (al que apenas faltan tres meses para cumplir 14 años) aprueba el examen de ingreso en el Instituto San Isidro. Con dos suspensos en Latín y Castellano, el futuro poeta fue trasladado al Instituto Cardenal Cisneros en el curso 1889-1890, donde vuelve a suspender esas asignaturas (que solo aprobaría un año después).
En 1895, Antonio Machado aún no había acabado el bachiller. Se entregaría junto a su hermano Manuel Machado a la atractiva vida bohemia del Madrid de finales del siglo XIX. En octubre de 1896, Antonio, apasionado del teatro, entró a formar parte como meritorio en la compañía teatral de María Guerrero y Fernando Díaz de Mendoza. La bohemia oscura y luminosa del Madrid del final del siglo XIX se alternaba con la colaboración de ambos hermanos en la redacción de un Diccionario de ideas afines, dirigido por el exministro republicano Eduardo Benot. Era inevitable que los jóvenes Machado sintiesen la atracción de Paris.
En junio de 1899, Antonio Machado viajó a París, donde ya le esperaba su hermano Manuel. En la capital francesa trabajaron para la Editorial Garnier, se relacionaron con Enrique Gómez Carrillo y Pío Baroja, descubrieron a Paul Verlaine. Antonio regresó a Madrid en octubre de ese mismo año y se puso en contacto con Rubén Darío y Juan Ramón Jiménez. En abril de 1902, los hermanos Machado regresan de nuevo a París, donde Antonio estará hasta agosto del mismo año. A finales de 1902 saldría a la luz su primera obra, Soledades.
En 1906, por consejo de Giner, preparó oposiciones a profesor de francés en Institutos de Segunda Enseñanza, que obtuvo al año siguiente. En 1907 publicó su segundo libro de poemas, Soledades. Galerías. Otros poemas. El poeta tomó posesión de su plaza en el instituto de la capital soriana el 1 de mayo y se incorporó a ella en septiembre.
En su etapa soriana vería la luz su obra Campos de Castilla, el iniciaría su vida de maestro de pueblo y conocería a la que sería su esposa, Leonor.
Tras la prematura muerte de Leonor, Machado solicitó su traslado a Madrid, pero el único destino vacante era Baeza, a donde hubo de trasladarse.
Entre 1915 y 1918, la carrera de Filosofía y Letras. Con ese nuevo título en su menguado currículo, solicitó el traslado al Instituto de Segovia, que en esta ocasión sí se le concedió. Machado abandonó Baeza en el otoño de 1919.Poco antes, el 8 de junio de 1916, Machado había conocido a un joven poeta con el que desde entonces mantuvo amistad, se llamaba Federico García Lorca.
Machado llegó a Segovia el 26 de noviembre de 1919. Llegó a tiempo para participar en la fundación de la Universidad Popular Segoviana junto con otros personajes como el marqués de Lozoya, Blas Zambrano, Ignacio Carral, Mariano Quintanilla, Alfredo Marqueríe o el arquitecto Javier Dodero. Tenía como objetivo la instrucción gratuita del pueblo segoviano.
Machado, que ahora contaba con la ventaja de la cercanía de Madrid, visitaba cada fin de semana la capital participando de nuevo en la vida cultural del país. Este nuevo estatus de perfil bohemio le permitiría recuperar la actividad teatral junto a su hermano Manuel.
En Segovia, por su parte, fue asiduo de la tertulia que —entre 1921-1927— se reunía cada tarde en el alfar del ceramista Fernando Arranz, en la que participaban también amigos como Blas Zambrano, Manuel Cardenal Iracheta, el escultor Emiliano Barral y algunos otros tipos pintorescos. También colaboró en la recién nacida revista literaria Manantial y frecuentó el ambiente del Café Castilla, en la plaza mayor de Segovia.m
En 1927, Antonio Machado fue elegido miembro de la Real Academia Española, si bien nunca llegó a tomar posesión de su sillón.

antonio-machado1-644x362
El último gran acontecimiento de los años segovianos de Machado ocurrió el 14 de abril de 1931, fecha de la proclamación de la Segunda República Española. El poeta, que vive la noticia en Segovia, fue requerido para ser uno de los encargados de izar la bandera tricolor en el balcón del Ayuntamiento.
En octubre de 1931, la República le concedió a Machado, por fin, una cátedra de francés en Madrid, donde a partir de 1932 pudo vivir de nuevo en compañía de su familia (su madre, su hermano José, mujer e hijas).
Durante los siguientes años, Machado escribió menos poesía pero aumentó su producción en prosa, publicando con frecuencia en el Diario de Madrid y El Sol y perfilando definitivamente a sus dos apócrifos, los pensadores (y cómo Machado, poetas y maestros) Juan de Mairena y Abel Martín.
En 1936 estalla la Guerra Civil. Casi desde los primeros días de la guerra, Madrid, se convirtió en un campo abonado para las privaciones y la muerte. La Alianza de Intelectuales decidió, entre otras muchas medidas de emergencia, evacuar a zonas más seguras a una serie de escritores y artistas, Machado entre ellos (por su edad avanzada y por su significación).
Machado y su familia, tras ser acogidos provisionalmente en la Casa de la Cultura de Valencia, se instalaron en la localidad de Rocafort desde finales de noviembre de 1936 hasta abril de 1938, fecha en que fueron evacuados a Barcelona. Durante su estancia valenciana, el poeta, a pesar del progresivo deterioro de su salud, escribió sin descanso comentarios, artículos, análisis, poemas y discursos (como el que pronunció para las Juventudes Socialistas Unificadas, en una plaza pública de Valencia ante una audiencia multitudinaria), y asistió al II Congreso Internacional de Escritores para la Defensa de la Cultura organizado por la Alianza de Intelectuales Antifascistas y celebrado en la capital valenciana, donde leyó su reflexión titulada “El poeta y el pueblo”.
En 1937 publicó La guerra, con ilustraciones de su hermano menor José Machado. De entre sus últimos escritos, obra de compromiso histórico y testimonial, destacan textos de hondura estremecedora, como la elegía dedicada a Federico García Lorca: El crimen fue en Granada.
Ante el peligro de que Valencia quede aislada, los Machado se trasladaron a Barcelona. Allí permanecieron desde finales de mayo de 1938 hasta los primeros días del siguiente año.
El 22 de enero de 1939, y ante la inminente ocupación de Barcelona, el poeta y su familia salieron de Barcelona. Tras una última noche en suelo español, en Viladasens, las cuarenta personas que componían el grupo cubrió el último tramo hacia el exilio. Apenas a medio kilómetro de la frontera con Francia, tuvieron que abandonar los coches de Sanidad, embotellados en el colapso de la huida. Allí quedaron también sus maletas, al pie de la larga cuesta que hubo que recorrer bajo la lluvia y el frío del atardecer hasta la aduana francesa.. Unos coches les llevaron hasta la estación ferroviaria de Cerbère, donde gracias a las influencias de Xirau se les permitió pasar la noche en un vagón estacionado en vía muerta.
A la mañana siguiente, se trasladaron en tren hasta Colliure (Francia), donde el grupo encontró albergue en la tarde del día 28 de enero. Allí quedaron a la espera de una ayuda que no llegaría a tiempo. Antonio Machado murió a las tres y media de la tarde del 22 de febrero de 1939.

63eafcc8f1a9258fe886e25c266e12d4

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s