Julián Zugazagoitia Mendieta

zugazagoitia

El 9 de noviembre de 1940 era fusilado Julián Zugazagoitia Mendieta, junto a Francisco Cruz Salido y 14 republicanos más, en el cementerio madrileño del Este.

Julian Zugazagoitia, el ponderado editor de El socialista, fue fiel defensor de la línea moderada de Prieto y uno de sus aliados más fieles. Desde el periódico El socialista y durante la guerra, trabajaba para calentar la confianza popular y robustecer la autoridad del gobierno, el cuál pretendía mantener la legalidad y poner freno a los descontrolados. Utilizo su puesto de director de El socialista para hacer una campaña a favor de la disciplina en la retaguardia y el respeto a las vidas de los oponentes en el campo de batalla.

En el editorial del 3 de octubre de 1936 escribiría: “La vida del adversario que se rinde es inatacable; ningún combatiente puede disponer libremente de ella. ¿Que no es la conducta de los insurrectos?, da igual la nuestra debe serlo”.

También quiso dejar claro que “para juzgar a cuantos hayan delinquido disponemos de la ley. Con ella todo es lícito, sin ella nada”.

En el nuevo gobierno nombrado a mediados de mayo de 1937. Negrín eligió a Julián Zugazagoitia ministro de la gobernación, por su firme compromiso con el restablecimiento de la ley y el orden. Zugazagoitia mantendría ese compromiso en su nueva posición, llegando a salvar la vida de numerosos falangistas eminentes que estaban bajo custodia republicana.

Terminada la guerra  se exilió en París, donde El 27 de julio de 1940 fue detenido por la Gestapo. El 31 de julio fue entregado a la policía española junto con Cruz Salido, Peiró y Companys. Trasladado a España estuvo detenido en la Dirección General de Seguridad y en la cárcel de Porlier.

Con Himmler aún en España empezó el juicio, Zugazagoitia y otros eminentes republicanos fueron acusados de rebelión militar y sometidos a un Consejo de Guerra el 21 de octubre.

El fiscal reconoció que no habían cometido ningún delito y declaró que no tenía intención de citar hechos concretos o llamar a testigos, en cambio dijo que era evidente que todos ellos habían inducido a la revolución, lo cual probaban sobradamente los cargos que ocupaban tanto antes como durante la guerra.

Varios franquistas de renombre habían testificado que Zugazagoitia en su cargo lejos de participar o tolerar crímenes de sangre , había salvado muchas vidas , en especial de monjas y sacerdotes; pero de nada sirvió, fue fusilado en Madrid junto a Cruz Salido y 14 republicanos más en las tapias del cementerio de la zona este, el 9 de noviembre.

zuga01

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s