Ley de Prensa de 1938

censura

El 22 de Abril de 1938, Ramón Serrano Suñer, ministro del interior del  gobierno rebelde de Burgos, promulgó la Ley de Prensa de 1938. Esta Ley, dictada en plena guerra civil y anunciada como transitoria, que, no obstante, permanecerá en vigor hasta 1966, estaba inspirada en los procesos de Italia de Mussolini y el Tercer Reich de Hitler.

El propósito que advierte la Ley es convertir a la prensa en una institución nacional(es decir, un servicio público controlado por el Estado). Su preámbulo  dice que la prensa debe “transmitir al Estado las voces de la nación y comunicar a ésta las órdenes y directrices del Estado y de su Gobierno, siendo la Prensa órgano decisivo en la formación de la cultura popular y, sobre todo, en la creación de la conciencia colectiva“.

El núcleo de la ley es su primer artículo: “Incumbe al Estado la organización, vigilancia y control de la institución nacional de la Prensa periódica.”

La idea del control total por el Estado se especifica en el segundo artículo. El Estado regulaba la cantidad de periódicos y su extensión; podía intervenir en la designación de directores; reglamentaba quién podía ejercer la profesión del periodista; fijaba lo que los periódicos tenían que publicar en ciertos momentos; censuraba todo lo que quedaba por publicar.

La Ley de Prensa de 1938 muestra un carácter férreo y riguroso. Con el sistema de control impuesto por el Gobierno la prensa resultó un instrumento de poder más a favor de Franco. Por medio de las consignas, que contenían directrices, el gobierno podía controlar lo que tenía que aparecer en todos los periódicos y también en un periódico en particular; el método de las consignas garantizaba que una parte de las informaciones llegara a los lectores españoles, la aplicación de la censura ayudaba por otro lado a ocultar.  Aparte de esto, las fuertes sanciones de empresas, directores y redactores inducían a una autocensura en los escritos y los pensamientos de los españoles, que también facilitaba el control total por el Estado. Las sanciones por infracciones contra la ley eran bastante severas. Oscilaban entre la multa, la destitución del director, la cancelación del nombre del director en el Registro Oficial de Periodistas, y la incautación del periódico.

Las principales consecuencias que tuvo la Ley de 1938 fueron que al acabar la Guerra Civil, la libertad de prensa, que se garantizaba durante el régimen republicano, era ya una entelequia. La profunda reorganización de la prensa que llevó a cabo el nuevo Estado fascista supuso que desaparecieran todos los periódicos de cariz liberal, radical, socialista, comunista, republicano, etc. Sobre todo en las provincias de España los cuarenta periódicos de la Prensa del Movimiento representaban la mayoría de periódicos publicados, pero no obstante un 60 % de los periódicos quedaba en manos privadas.

La consecuencia del amplio control era una prensa con un carácter uniforme, con escasa variedad en sus contenidos y pocas diferencias entre unos periódicos y otros, y monótono, pues casi todo venía ya dado. Para ejercer este control, el Estado usaba cinco principales modos: la censura previa, el sistema de consignas, la designación de director, el control de la profesión periodística y la asignación de cupos de papel.

Casi nada se libraba de la censura. Informaciones deportivas, fotografías, críticas de cine y de teatro hasta anuncios sufrían la censura. El pueblo español debía estar tranquilo y pensar bien de su patria y su gobierno. Los censores se convertían en los verdaderos empresarios y directores de las publicaciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s